Audio

.WAV

.MP3



El español: variantes lexicales en México

 

Entender los usos corrientes del español practicados en diferentes partes de la América Latina y España no es cosa fácil evidentemente. De hecho, muchas de las expresiones usadas en algunos de estos países son tan variadas que se llega al punto de que grupos de hablantes de una región no se entienden con los de otras, incluso, dentro de un mismo país. En otros casos, aunque estas expresiones sean conocidas, muchos hablantes prefieren no usarlas y las evaden como resultado de diversas condiciones culturales, sociales y económicas, entre otras. En general, pese a la diversidad en el uso de tales expresiones, es posible saber a qué lugar pertenecen o de dónde provienen aquellos que las usan o, como se dice comúnmente, “a la persona se le conoce por la lengua”.


En México, por ejemplo, existen algunas expresiones referidas al hecho de ir a una fiesta; es así como mucho mexicanos dicen “vamonos al reventón”, “a mover el bote”, “a sacar la polilla”, o “vamonos a sudar grueso”. Si, por el contrario, el ánimo no está para festejar, sino que no se tiene dinero o la persona está deprimida es “estar bien amolado”.


Cuando se realizan trabajos menores como ayudar a limpiar carros o trabajar de mandadero en una oficina, se dice que la persona es “achichincle”. Si ese achichincle se enoja o no quiere seguir haciendo sus mandados, entonces puede ser que se “alebreste” o “se encorajine”; pero como siempre sabe que es lo más conveniente, es mejor que no se “sulfure”, porque puede perder su “chamba” o empleo.


Si alguien es atrapado con “las manos en la masa”, es decir, haciendo algo nocivo o poco decoroso como, por ejemplo, robando dinero, se dice que lo “agarran en curva”. En este mismo sentido, tomar cosas que a alguien no le pertenecen es “gustarle la una” o ser un “ratón” y no, precisamente, de biblioteca.


Cuando alguien a quien se le debe un dinero y hay que pagarle la “lana”, siente desconfianza de los cheques bancarios porque probablemente le “rebotan”, preferirá con seguridad que le paguen al “chaz chaz constante y sonante”, es decir, en efectivo. Si, de hecho, un cheque rebota, el que lo cobra se pone “verde” del coraje, furioso, y el que lo da, si tiene vergüenza, deberá ponerse “rojo” de la pena. Los colores, en este caso, se asocian a estados de ánimo.


Finalmente, esto no es más que una pequeña muestra de las posibilidades que se construyen en el uso de la lengua: expresiones buenas y malas o torcidas, “corrientes o chafas” y elegantes. En suma, un fenómeno que no es exclusivo del español sino de cualquier lengua en uso entre un grupo de hablantes.



Vocabulario:


De hecho:
indeed


Llegar al punto de:
to reach


A la persona se le conoce por la lengua:
a person is known by his/her talk


Sulfurarse:
to get mad


Agarrar en curva:
to be surprised


Lana:
money

 

Spanish Department | CHASS | University of Toronto
copyright © 2006 University of Toronto. All rights reserved