Audio

.WAV

.MP3



Arqueología urbana: formas de lectura de la ciudad


En 1985, la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires creó el Centro de Arqueología Urbana. Este organismo interdisciplinario está formado por arquitectos, urbanistas, arqueólogos e historiadores que trabajan mancomunadamente para rescatar y estudiar objetos que permitan reconstruir la vida doméstica de la ciudad de Buenos Aires de antaño.

A pesar de que su trabajo es estrictamente científico, no funcionan como un equipo tradicional de arqueólogos. Los arqueólogos tradicionales trazan cuadrículas en el piso y excavan muy cuidadosamente para luego hacer una búsqueda extensa sobre el lugar. Esta forma de trabajo, sin embargo, es insostenible para los arqueólogos urbanos, puesto que para poder excavar el suelo de las ciudades hay que esperar momentos muy precisos en los que la ciudad deja al descubierto sus tesoros. Las cuadrillas aprovechan para hacer sus estudios en los momentos en que se realizan obras de construcción de edificios, cañerías, o desagües que ponen al descubierto terrenos que normalmente se encuentran tapados por las edificaciones. Los tiempos son más cortos y las excavaciones más complicadas porque deben respetar los tendidos de cables, caños y subtes que descansan bajo la tierra.

El objeto mismo de estudio de estos arqueólogos es particular y parece poco académico. Como su cometido es obtener información sobre la vida privada de los antiguos habitantes de la ciudad, no tratan con fósiles, ni con momias, sino que se concentran en la basura. Esto se explica porque hasta 1890 la ciudad de Buenos Aires no tuvo un sistema de recolección de residuos, sus habitantes construían pozos recubiertos de ladrillos y con tapas de madera para tirar la basura. Cuando un pozo se llenaba, se tapaba con tierra para que no diera mal olor y se hacía otro. Estos pozos que quedaron debajo de las modernas construcciones de la ciudad, son para estos arqueólogos una fuente invalorable de información. Al pozo fueron a dar los platos rotos, los residuos de comida, los juguetes de los chicos, los elementos rituales y objetos eróticos. Lo que se desecha, lo que se fue tirando a la basura: cosas lindas o valiosas que se rompieron, que pasaron de moda, se pusieron viejas y todas las variantes posibles para que un objeto caiga en desuso. Y lo que es más interesante en el pozo confluían los desechos de los dueños de casa y de la servidumbre. Con estos objetos los arqueólogos reconstruyen las costumbres del comer y beber, los hábitos higiénicos y las modas pero no sólo de las clases más influyentes, de las que encontramos más información en documentos de época, sino también de las clases populares. A través de esta basura pueden reconstruir como vivían los obreros, la servidumbre o los agricultores, de quienes la “gran historia” no se ha ocupado.

El equipo de Arqueología urbana de la Ciudad de Buenos Aires trabaja para crear conciencia sobre la inmensa relevancia de lo pequeño para la historia. Trabajan con lo que la sociedad descartó a lo largo de su historia, para transformarla en la cultura material del pasado.



Vocabulario:


Mancomunadamente: jointly.


Vida doméstica: domestic life.


De antaño: long ago.


A pesar de que: in spite of.


Funcionar como: to work as.


Para luego: so then.


Ser insostenible: to be impossible.


Aprovechar: to take advantage of.


Poner al descubierto:
to exhibit.

 

Tapados: covered.


Respetar: to consider.

Tendidos

 

de cables: wiring.


Descansar bajo: to be underground.


Tratar con: to deal with.

 

Concentrarse en: to study.


Tirar la basura: to throw away.


Ir a dar: to end up.


Ponerse viejas: to get older.


Caer en desuso: to fall into disuse.


Confluír:
to come together.


Crear conciencia: to make aware.


Descartar:
to get rid of.

 

Spanish Department | CHASS | University of Toronto
copyright © 2006 University of Toronto. All rights reserved