Audio

.WAV

.MP3



Joyas del Caribe

 

Recientemente la Evaluación Global de los Anfibios (GAA por su sigla en inglés) produjo un informe en el que ofrece un estudio profundo acerca del estado de la conservación de todos los anfibios de América del Norte, Mesoamérica, América del Sur y del Caribe. Esta zona es particularmente importante porque en ella se concentran más de la mitad de las 5743 especies reconocidas de ranas, sapos, salamandras, y cecilias, entre los batracios más comunes. El informe compila además información acerca de la taxonomía, la distribución, la historia natural, y las amenazas para cada una de las especies. En general, los 229 científicos que tomaron parte en el análisis han hecho sonar la alarma para avisar que estas especies están desapareciendo delante de nuestros propios ojos. La pregunta que surge es si esta crisis hace parte de la problemática general de biodiversidad que afecta a otros grupos animales bien conocidos, como las aves y los mamíferos, o corresponde a un proceso completamente diferente y con características propias.


De acuerdo con el informe, la fauna anfibia más diversa se ubica en los países de Brasil y Colombia, entre 700 y mil especies aproximadamente. Ecuador, Perú, México, Venezuela y Estados Unidos se encuentran, por su parte, entre los países más renombrados en cuanto a batracios. Algunas islas del Caribe figuran en la lista pero sus cifras no son tan significativas. Por esto, parece mentira que, desde una perspectiva regional, los anfibios del Caribe sean precisamente los más amenazados (el 84% de las 171 especies de la región). Estos animales deben luchar codo a codo con dos amenazas fundamentales: la pérdida de su hábitat y la enfermedad. La primera es, por lejos, la condición más generalizada y causa la desaparición gradual y la fragmentación de las poblaciones. La segunda, apenas descubierta, tiene su origen en el hongo quitridio, que ha causado, o al menos se sospecha, la disminución acelerada en las especies de esta zona (casi el 47%).
Con estos datos, se revela entonces que los anfibios del caribe están más amenazados que otras especies en el área, y su merma muestra el estado general de salud de nuestro medio ambiente: agonizante. Bien dicen que los anfibios son el canario en la mina de carbón para la biodiversidad; mejor dicho, los indicadores del estado de las diversas especies.


El informe incluye también una serie de recomendaciones para la preservación de estas especies. Sin embargo, son medidas como proteger el área, desarrollar políticas públicas o promover la investigación acerca del hongo señalado, que dependen a la larga de los gobiernos de estas naciones. Las extinciones son progresivas y continuarán a menos que tales gobiernos, con ayuda de los conservacionistas y los pobladores en general, les salgan al paso para salvar estas joyas que están desapareciendo.

 

 



Vocabulario:


Producir un informe:
to report on.


Concentrarse:
to come together.


Tomar parte: to participate.


Hacer sonar la alarma:

to raise the alarm.


Avisar: to warn.


Delante de nuestros propios ojos: before our very eyes.


Bien conocidos: familiar.


De acuerdo con: according to.


En cuanto a: regarding.


Parece mentira:
it seems imposible.


Codo a codo: side by side.


Por lejos: by far.


Apenas:
just.


Al menos: at least.


Merma: decrease.


Mejor dicho: or rather.


A la larga: in the long run.


Salir al paso: to manage.

 

Spanish Department | CHASS | University of Toronto
copyright © 2006 University of Toronto. All rights reserved